CAMBIO DE PAGINA WEB


Hola a todos mis seguidores

Os comunico que he tomado la decisión de seguir como Coach y Terapeuta especialista de la Mujer. Para ello, he creado una página web: http://mujeresbajolaluna.com/  donde se ofrece Coaching, Talleres de Feminidad, Masajes y Terapias, así como nutrición dedicada a la Mujer.

Os doy las gracias por estar a mi lado y seguirme. Confio veros en la nueva web: http://www.mujeresbajolaluna.com

Gracias y hasta pronto!!!

Anuncios
Publicado en CATEGORIAS | Deja un comentario

EL ARTE DE DECIR NO!!


¿Alguna vez has tenido que decir NO y sentirte en conflicto por hacerlo? Muchas veces logramos más cosas diciendo “NO”, tememos que cometeremos un crimen horrible diciendo que “NO”. En nuestras cabezas, nos da miedo que la gente se enoje, … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , , , , | 1 Comentario

¿Cómo vencer los miedos?


Un visitante refería la historia de un santo que quería ir a
visitar a un amigo suyo que estaba agonizando; pero, como le daba miedo viajar de noche, le dijo al sol:
“En nombre de Dios te ordeno que permanezcas en el cielo hasta que llegue yo a la aldea donde mi amigo agoniza.”
Y el sol se detuvo en el cielo hasta que el santo llegó a la aldea. El maestro sonrió y dijo: ¿No habría sido mejor que el santo hubiera vencido su miedo a viajar de noche?.

Cuántas veces no nos damos cuenta que hacemos las cosas desde nuestra mente castradora, por no enfrentarnos a nuestros miedos somo capaces de bordear un camino creyendo que lo hemos vencido , pero que tarde o temprano lo volveremos a encontrar, pues no hicimos el aprendizaje en su momento. Quizá si dejamos descansar a la mente y empezando a sentir con el corazón, nuestra vida sería un poco más fácil. Claro está ¿quién desea ver  la verdad del corazón? muchos piensan que es mejor permanecer en la mente pues así se sienten más seguros y se olvidan de sentir , y eso, solo se puede hacer con el corazón.

Publicado en ARTICULOS | Etiquetado , | Deja un comentario

LA IMPOTENCIA: ALIADO DEL CAMBIO Y RESPONSABILIDAD


“Si no es paradójico, no es verdad”.

Me alegra compartir una pequeña parte de un libro escrito  por Peter Bourquin , pues mi visión como Coach y Terapeuta es la misma.: ” No soy quién para cambiar a nadie, solo puedo acompañar  a  las personas que deseen caminar junto a mi y ofrecerles  toda mi experiencia, herramientas de trabajo y mi corazón compasivo”

Un terapeuta ejerce una profesión de ayuda. Sus clientes buscan en él alguna forma de ayuda para superar las preocupaciones y dolores que les hacen sufrir. Pero ¿qué puede en realidad conseguir un terapeuta? ¿Tiene el poder de cambiar a una persona? ¡Es evidente que no! Pues ¿quién puede andar el camino en lugar de otra persona o ahorrarle una parte del trayecto?

Una de las lecciones más dolorosas de la vida consiste en reconocer y asentir al hecho de que una persona no tiene el poder de cambiar el destino de otra. No somos dioses griegos todopoderosos.
Esto nos duele, especialmente en el caso de los seres queridos próximos a nosotros, como nuestros padres, nuestros hijos, nuestra pareja o nuestros amigos. Precisamente porque los amamos, deseamos verlos felices. Dicho más exactamente, desearíamos verlos en el estado que nosotros mismos  consideramos felicidad. Pues la idea de felicidad es distinta en cada persona. Lo que yo entiendo por felicidad puede carecer de todo interés para mi prójimo. Esto me recuerda la pregunta que planteó Bert Hellinger en cierta ocasión en un seminario: “¿Qué es lo que más se opone a la felicidad?”. Y él mismo dió la respuesta: “La idea que uno tiene de felicidad”.

Tengo que encarar el hecho de que nadie –tampoco yo misma– tiene el poder de cambiar a otra persona, ni de hacerla feliz. A este respecto , no tengo poder. Lo que es válido en el círculo próximo de mis seres queridos, lo es también para mis clientes.

No soy yo, sino el cliente quien recorre su camino, paso a paso. Yo la acompaño durante un trecho y pongo a su disposición todos mis conocimientos, mi experiencia y mi corazón compasivo. En este encuentro nos influimos mutuamente. Pero el único ser humano que puede cambiarla es ella misma. Esto es cierto para cada uno de nosotros.

De aquí surge la responsabilidad. Pues cuando uno mismo es la única persona que tiene el poder de cambiarse es también responsable de su vida. Puede rechazar esta responsabilidad o aceptarla, pero no puede rehuirla. Es una realidad, igual que el sol que sale cada día. Esta realidad no cambia aunque uno se vea como víctima de las circunstancias; verse así simplemente no tiene sentido. Es precisamente el hecho de hacerse responsable lo que promueve el cambio.

Así pues, la  impotencia va unida a una profunda confianza en las posibilidades del cliente. Una persona es capaz de llevar su destino. Tiene en sí la fuerza y las capacidades necesarias para manejar su vida. Y en su interior residen las fuerzas sanadoras capaces de curar sus heridas. Esta comprensión es el fundamento de mi trabajo, y de todo trabajo terapéutico como tal. Cualquier otra actitud debilitaría al otro, lo reduciría a la condición de ser pequeño y necesitado de ayuda, incapaz de afrontar su vida o manejarla. Pero tal perspectiva no hace justicia en modo alguno a la realidad y únicamente fomenta las fantasías de omnipotencia del terapeuta. Basándome en esto, digo una y otra vez a mis alumnos durante la formación terapéutica: “Si realmente creéis que podéis salvar a alguien, os habéis equivocado de sitio, tenéis que ir al cuerpo de bomberos”.

Así pues, mi impotencia me muestra dónde están los límites de mis posibilidades. Mi impotencia me enseña lo que puedo hacer y conseguir. La impotencia me hace responsable de mi vida y me enseña a confiar en la vida. Ella es, en este sentido, un aliado que me enseña a adoptar una actitud adecuada no solo hacia mí mismo, sino también hacia el cliente y, en última instancia, hacia la vida como tal. “Ser hombre significa ser responsable: avergonzarse al ver una pena, aunque uno mismo aparentemente no tenga culpa en ella; sentirse orgulloso por el triunfo de los compañeros; contribuir con la propia piedra, en la conciencia de que uno participa en la construcción del mundo”.
Citado de su libro: “El Arte de la Terapia”, p. 103–105.
Publicado en la editorial Desclée de Brouwer, 2011.

Publicado en ARTICULOS | Etiquetado | Deja un comentario

EL ANTÍDOTO PARA LA VICTIMITIS – EL ESPEJO


Victimitis es una inflamación de nuestra víctima interior  ( tal como indica el sufijo itis)  que solemos  poseer  casi todos los seres humanos en algunos aspectos de nuestras vidas ,gracias a Dios no en todos y no todos!!!. Con frecuencia solemos tener a nuestro lado aquello que, durante mucho tiempo, hemos estado buscando lejos de nosotros ( nuestro Espejo). Pero es imposible utilizar el espejo para evolucionar mientras conservemos una actitud de  víctima. Con ello quiero decir  a sentirnos impotentes ante una situación, mientras  cargamos la responsabilidad a un factor exterior. Muchas de nuestras expresiones más corrientes de un victimista con actitud derrotista serían por ejemplo:

– No tengo elección,  no es culpa mía sino del otro que ha dicho o ha hecho…., no tengo suerte, no se puede hacer otra cosa, no me comprenden, la vida es injusta, es algo hereditario, esto es cosa de brujería, no puedo, y así un sin fin..

Uno de los mejores antídotos para la victimitis es SER RESPONSABLE, y estaría bien considerar la palabra responsable en el sentido de : implicado, que asume, fiable,  maduro y no en el sentido de culpable o incorrecto, equivocado o deber pagar por… ,etc.

Admitir que tenemos una Responsabilidad en una situación dada nos proporciona el poder de reaccionar con el fin de transformar aquello que nos conviene. A partir de aquí es cuando tenemos el poder de elegir en nuestras manos (toma de conciencia). Si elegimos ser responsables, evolucionamos y por lo tanto aprendemos lecciones que ya no tendremos que repetir o ver a través del espejo de situaciones  o personas que nos recuerden constantemente que debemos mejorar.                                                                                     He aprendido ha ser responsable y a darme cuenta  de cuando voy de víctima mediante  ejercicios que propone Nicole Dumont,  una gran terapeuta canadiense que ha plasmado su teoría en el libro Espejos. Ahora mi trabajo como Coach y terapeuta me da la alegría de poder ayudar a mis clientes aplicarla.

Minientrada | Publicado el por | Etiquetado , | Deja un comentario

PENSAR, CREER Y MATERIALIZAR


Creer es Crear  y se materializa desde el Pensamiento. Por ello los pensamientos positivos son necesarios pues está comprobado que la luz viaja a una velocidad de 360.000 kilómetros por segundo y  los pensamientos viajan a una velocidad imposible de calcular en el tiempo, es más sútil  y el medio por el cual se mueve es la electricidad, la sustancia mental. Si piensas  en negativo también lo materializas con la misma velocidad y es cuando crees que las cosas no te  han salido bien  y te  olvidas que fuiste tu  quien creó esos pensamientos. ¿Quién es responsable de lo que piensas ?.

Siempre puedes cambiar la Frecuencia  como la de una radio, por ejemplo: cuando no te gusta una emisora: ¿ sueles cambiar de cadena  para escuchar lo que te gusta?, pues los pensamientos y las actitudes también se pueden cambiar de frecuencia.

¿y cómo se hace? :  girando el botón de tu radio  hacia  una emisora de programa positivo y motivador.

Desde C.R.E.A.R. puedes  sintonizar con tu  frecuencia  personal  y  te ayuda a fundar tu propio programa de radio para que  puedas  materializar tus  pensamientos positivos  a diario.

 

Publicado en ARTICULOS | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿QUÉ ERES TU?


¿Zanahoria, huevo o café?
Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y lo difíciles que le resultaban las cosas. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.
Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra.
La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo:
– “Querida, ¿qué ves?”
-“Zanahorias, huevos y café” fue su respuesta.
La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó:
“¿Qué significa ésto, padre?”
El le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos; después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.
“- ¿Cuál eres tú?”, le preguntó a su hija. “Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable? ¿Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargado y áspero, con un espíritu y un corazón endurecido?
¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

Y tú, ¿cual de los tres eres?

Publicado en FABULAS | Deja un comentario